Añadiendo artículos al carrito


Espere por favor...

Este proceso puede tardar varios segundos
dependiendo del número de artículos seleccionados

      1
      0

      HOTEL RIJO

      Honorato del Castillo No. 12, Sancti Spíritus, SANCTI SPIRITUS ()

      Foto de HOTEL RIJO
      Foto de HOTEL RIJO
      Foto de HOTEL RIJO
      Foto de HOTEL RIJO
      Foto de HOTEL RIJO
      Foto de HOTEL RIJO

      El Hotel Cubanacán del Rijo se localiza en un inmueble construido entre los años 1818 y 1827, con una arquitectura típica colonial y carpintería francesa con lucetas, vitrales y herrería con barandas. El alojamiento cobró forma entre las ruinas de la antigua casona de Rudesindo García Rijo, ilustre médico de la ciudad, cuyo apellido le da además nombre al hostal.
      Facilidades del Hotel:
      Cafetería, caja de seguridad, facilidades para minusválidos, lavandería, oficina de correos, restaurante, servicios de e mail y fax, snack bar, taxis. 
      Otras opciones:
      Sancti Spiritus fue la cuarta entre las primeras siete villas fundadas en la Isla y la única con nombre en latín. Ciudad monumento, de calles estrechas y arquitectura colonial, posee cientos de inmuebles antiguos muy bien conservados y una población que gusta de entretejer realidades con leyendas.
      La Villa del Espíritu Santo se precia de ser cuna de trovadores y una de las urbes cubanas donde más puede disfrutarse de la naturaleza, pues a pesar de estar ubicada en el centro de la Isla, cuenta con la cercanía del lago Zaza, de importantes zonas tabacaleras y de regiones montañosas. 
      Su símbolo es el puente del Yayabo, que se alza sobre el río del mismo nombre, a cuyos alrededores está diseminada la vieja ciudad y pueden disfrutarse de bellas mansiones coloniales, entre ellas la apacible Quinta de Santa Elena. Orgullo de sus pobladores es también la Iglesia Parroquial Mayor, que testimonia la antigüedad de la villa, la cual recibió por Real Orden el título de ciudad en 1867. De paso por sus calles, el visitante sentirá un aire de placidez, que se respira también en museos y plazas.

      Comprobar disponibilidad